Durante años, la cultura general ha enseñado a las mujeres que estar esquelética es tener un peso ideal, pero no siempre fue así. Solo hay que ver las pinturas antiguas de mujeres. La idea de belleza del cuerpo femenino era muy diferente a lo que los medios nos bombardean hoy en día. Entonces, ¿existe tal cosa como un peso ideal? ¿Cuál debe ser nuestro parámetro para lograrlo? Y aún más importante, ¿Cómo puedo lograrlo? Sigue leyendo y entérate del revolucionario método que ya ha cambiado la vida de muchos.

Libera tu mente: El peso ideal no es estar esquelética

Deshazte ya de este viejo paradigma que nos han impuesto los medios. El estar esquelética solo te traerá problemas porque es anti-natural, y aunque en algunos casos la fisionomía y metabolismo de algunas personas pareciera otorgarles una delgadez única, debes recordar que cada cuerpo también es único y hermoso. Lo más importante es que no te dejes llevar por los medios, revistas, y videos de modelos que pasan la mitad de sus vidas en una disciplina estricta, en la cual se han dado casos de enfermedades como la anorexia y hasta la muerte. Te lo dice alguien que fue modelo por mucho tiempo y que vivió en carne propia esa experiencia.

Determina tu peso ideal objetivamente

Una vez hayas cambiado tu concepto de belleza elaborado por miles de publicaciones y años de bombardeos, entonces estarás preparada para pensar más objetivamente y lograr perder peso hasta conseguir los resultados óptimos para ti. La persona que podrá indicar con certeza cuál debe ser tu peso ideal es tu médico. Además, hoy en día existen calculadoras y programas de computadora que te indican cuál es tu IMC -Índice de Masa Corporal- y te indican un rango de cuál debe ser tu peso. Muchas de estas calculadoras son gratis y puedes encontrarlas haciendo una simple búsqueda en Google.

No tropieces con la misma piedra

Ya he contado la historia de mi vida antes. Simplemente te diré que a partir de los 40 me mantuve en algo así como realizando mi propia carrera de ratas, aunque en mi caso era más un maratón, en el cual probé de todo lo que te puedas imaginar -pastillas para rebajar, dietas insípidas y agotadores programas de ejercicios- sin resultados satisfactorios. El efecto yo-yo me quedó corto. De hecho ya estaba por tirar la toalla, cuando recibí el impulso, la autoestima y el cambio de mentalidad que necesitaba para noquear al sobrepeso. Para mi sorpresa, lo que andaba buscando estaba dentro de mí, pero solo podía salir una vez que me sintonizara y cambiara mi estado mental con el Plan de la Dieta Mental.

Toma acción ahora

Lo sorprendente de el Plan de la Dieta Mental es que no tendrás que matarte de hambre, ocasionarte un daño fisiológico, ni caer en el efecto yo-yo otra vez, ya que este plan es definitivo para perder peso y sus efectos son duraderos. El cambio empieza dentro de ti y es notable en poco tiempo para luego convertirse en hábitos que mejoran tu salud en general y te ayudan a lograr y mantener tu peso ideal.

Logra tu peso ideal sin tropezar con la misma piedra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: